.

.

Nació en San Francisco (Córdoba), en 1970.
Al poco tiempo se muda, junto a su familia, a Santa Fe y luego a Arroyo Leyes donde vive actualmente.
Se recibió de profesora de declamación en la Academia Alfonsina Storni (Santa Fe), experiencia que la llevo a conocer el teatro y su idiosincrasia, y a hacer giras dando recitales. Más adelante se recibió de Técnica en Diseño Interior en el Instituto Superior Nº12 Gastón Gori de Santa Fe y trabajó más de una década en el rubro.
En 2008 decidió comenzar a estudiar en la EPAV “Juan Mantovani”, dónde se recibió de Técnica Superior en Arte.
Paralelamente asistió a talleres de cerámica y escultura con Tusi Horn y Diana Martínez, instancias que la impulsaron a abrir su propio atelier.
En 2013 fue invitada, por Raúl Cottone, a participar de una exposición colectiva en el MMAV “Sor Josefa Díaz y Clucellas” de Santa Fe. Y en el mismo año fue invitada, por Raquel Minetti, a realizar una acción en el marco del Primer Congreso Internacional de Artes Visuales ” Territorios en construcción” realizado en la EPAV “Juan Mantovani”.
En 2014 realizó su primera exposición individual “Anhelo”, Museo Cesar López Claro (Santa).
Vive y trabaja en Arroyo Leyes (Santa Fe, Argentina).


Palabras de la artista. Su obra, su vida en Arroyo Leyes.

Fluye y encuentra.

Escribe Lucy R. Lippard: “Nunca desde el arte regional de los años 30 había habido tanta gente interesada en mirar a su alrededor y en dejar constancia de lo que ven o les gustaría ver en su entorno a través de lo que llaman arte. Algunas de esas personas han querido ir más allá tanto de la función reflexiva de las formas convencionales de arte, como de la función de protesta de gran parte del arte activista” (Modos de hacer arte crítica, esfera pública y acción directa, 2001), este marco acompaña mis obras: “Bañado”, “Laguna”, “Traje paisaje”, “Horizonte desenhebrado”. Las acciones que realizo, están embebidas de una vivencia íntima con el medio donde se realizan. Vivo y trabajo en Arroyo Leyes, y mi producción está ligada al lugar, nace de caminarlo y de la acción de caminar se desprende la de recolectar. Esto se puede apreciar en “Anhelo” donde los horizontes deshilvanados se construyen con hebras de pasto, y “Traje paisaje” de caracoles y totoras.
Mi vida en la ciudad fue muy breve, considero que sencillamente siempre viví aquí. Cuando comencé a construir mi propia familia decidimos quedarnos. Empecé a plantar árboles, a subir los muebles cuando venía el agua, a ver crecer a los hijos, a sentarme bajo la morera, a comer las mandarinas y las naranjas, a caminar y caminar, y simplemente me enamoré.
Durante muchos años el diseño concentró mi tiempo y hace relativamente poco entró en mi vida el arte. ¿Que si tiene que ver con Arroyo leyes? Todo. Lo que realizo tiene la briza del día, el rocío de la noche, el griterío de los pájaros… aprendí a escuchar, a oler, a sentir las necesidades del lugar como propias. Entonces hoy el trabajo es con el entorno y en el entorno. Todo lo que produje (cerámica, dibujos, objetos) tienen que ver con haber redescubierto el lugar en el que vivo.

……………………………………………………………..

OTROS TEXTOS

Dice María Laura Pacitti sobre su obra.

La obra de Cristina Aimaretti reflexiona y nos interpela sobre el paisaje natural-local. Toma elementos propios del lugar, nuestro litoral, donde la topografía del lugar se pone de manifiesto a través de diferentes recursos visuales.
Evocadores de sentidos, olores, bañado, humedad, calor del sol que transforma y hace tangible… nuestro litoral. Con una fuerte carga expresiva como metáfora de su hábitat natural. Donde manifiesta un despojamiento de elementos en su poética visual.
Papeles, fibras naturales, luz y sombra proyectan líneas sinuosas de un paisaje que le es propio; la constante es la línea y la trama. Como así también, objetos, que a partir de elementos recolectados como juncos, caracoles seleccionados y ordenados van gestando continuidad a la circularidad de la vida, tramando protecciones, cobijos y líneas sensibles movidas por el viento, donde los juncos van perdiendo su color por la humedad, el sol y el paso del tiempo.
Nos vuelve otras visibilidades del lugar, del paisaje, del tiempo… Reivindicando así, “su lugar en el mundo”, urdiendo y forjando la identidad local, apropiándosela desde una poética personal.


Obras
.