Ani - copia

.

.

Nació en Santa Fe, en 1979.
Estudió el Profesorado de Artes Visuales en la EPAV “Juan Mantovani”.
Desde el año 2001 hasta el 2003 participó de exposiciones colectivas en la ciudad de Santa Fe y muestras autogestionadas junto a otros artistas locales en su lugar de residencia Santa Rosa de Calchines y pueblos vecinos.
En el año 2004 viajó a Mallorca (España) donde estudió Fotografía y se especializó en prácticas digitales, además trabajó como docente de dibujo, pintura y cerámica en una Academia de Artes para niños y adolescentes. Allí participó de algunas muestras colectivas y realizó una exposición individual en el Centro Cultural “La Misericordia” de Palma de Mallorca.
Desde el año 2008, ya de regreso a la costa, se desempeñó como Docente de Artes Visuales en escuelas de Helvecia, Cayastá y Santa Rosa, desarrollando diferentes tareas en el campo del arte a través de instituciones, grupos y también en forma independiente. Paralelamente realizó algunas muestras en su localidad, como así también en las ciudades de Santa Fe y Rosario.
Entre los años 2012 y 2015 cursó y aprobó el Postítulo de Formación Universitaria en Artes Plásticas en la Universidad Nacional de Rosario, continuando su formación con la Licenciatura en Artes Plásticas de esta institución.
Durante el año 2015 asistió al “Taller de análisis, producción y acompañamiento de proyectos artísticos” en Curadora- Residencia para artistas, el que continúa en la actualidad.
Vive y trabaja en Santa Rosa de Calchines (Santa Fe).


Palabras de la artista. Su obra, su vida en Santa Rosa de Calchines.

Me interesa la práctica artística como testigo de diferentes procesos que actúan desde lo profundo del ser, la obra como vehículo para visibilizar fuerzas en constante movimiento.Considero el acto de pintar como un gesto de apertura hacia lo indeterminado, abrir un paréntesis en el tiempo y dejar que algo, eso que se encuentra más allá de la razón muy dentro mío, se libere y pueda ‘ser’ a través del color.
Con la ayuda del material y algunos pocos lineamientos, me dispongo a generar intensos recorridos exploratorios donde intento crear atmósferas, climas, espacios y campos vibracionales.
Pintar se convierte así en un acto ritual, una especie de viaje hacia el encuentro conmigo misma, donde confluyen materialidades, experiencias, pensamientos, sentires y trascendentalidad.
Creo que el “hacer obra” forma parte de un proceso constitutivo permanente de identidad, donde se vinculan todos los aspectos del ser y estar en este mundo, en un determinado momento/lugar, para formar una especie de ‘paisaje emocional’ que me expresa y me constituye de alguna manera.
En este sentido sostengo que crear forma parte de un obrar cotidiano que se materializa en la toma de decisiones, en el hacer y gestionar esta vida en esta parte del universo, donde pintar es una operación más, al igual que enseñar, reflexionar, escribir, pensar, imaginar, vestir, comer, comunicar y un largo etc. Creamos nuestra realidad a cada instante.
Es allí donde adquiere significativa importancia, para mí, elegir el contexto desde el cual se produce.
La costa santafesina es el lugar donde nací, el río y las arenas de esta tierra me constituyen y me atraviesan. Desde muy temprano me interesé por observarla, estudiarla, reflexionarla, tomar conciencia de sus matices e indagar sobre sus fuerzas y debilidades para permitirme tomar posición y actuar desde aquí produciendo, debatiendo, promoviendo procesos de reflexión, organizando.
Creo que estas costas, estos márgenes, las orillas de este río, nos sitúan en el centro de una gran masa de agua que nos interpela, nos sacude, nos humedece y nos despoja.
Como arquetipo, el agua, en numerosas culturas simboliza emociones, sentimientos, intuición, potencial creativo, en algunos casos el origen de todas las formas de vida. Siento, pienso y reflexiono que en mi obrar se transforma en torrente de información, en fuerza interior, en certezas que guían la práctica hacia la construcción de otros mundos posibles, no sólo y únicamente pictóricos, sino profunda y esperanzadamente reales.
Hoy, elijo y decido crearlos desde esta tierra sinuosa, envolvente, misteriosa y exuberante, en una parte de ella, el rincón de Santa Rosa de Calchines, una pequeña muestra del enorme universo que forman esta y otras constelaciones.


Obras